Aromaterapia

La aromaterapia es una terapia alternativa que postula efectos beneficiosos sobre el organismo humano por la percepción de los olores de determinados aceites esenciales. Pero de modo general, se llama aromaterapia al uso de aceites esenciales a través de su aplicación cutánea o a través de las vías respiratorias, indiferentemente a su supuesto efecto a través del olfato.

Historia

El término aromaterapia fue utilizado por primera vez por el químico francés René-Maurice Gattefosé en 1935.1​

Tradicionalmente se ha asociado de forma intuitiva el mal olor con la enfermedad, de manera que se ha creído en la eficacia de aromas, perfumes e incienso para prevenir la expansión y el contagio de las infecciones. Los aceites esenciales de diferentes plantas han sido usados para propósitos terapéuticos desde hace siglos. Chinos, hindúes, egipcios, griegos y romanos los usaron en cosméticos, perfumes y medicamentos.[cita requerida] Hipócrates utilizaba sahumerios fragantes para desembarazar a Atenas de la peste. Este método se seguía usando durante la Edad Media, debido a que se desconocía cómo surgían y se difunden las enfermedades contagiosas. Los soldados romanos se bañaban en aceite aromático y se masajeaban regularmente con la creencia que ello les mantenía fuertes. En Mesoamérica eran utilizadas algunas plantas y flores aromáticas en infusiones para baños corporales.

En 1920 Rene-Maurice Gattefossé, químico francés, aplicó aceite esencial de lavanda a una quemadura sobre su mano después de sufrir un accidente en su laboratorio. Tras esto empezó a investigar la composición química de los aceites esenciales. En 1928 acuñó el término “aromaterapia” para resumir el efecto curativo de los aceites esenciales.

Más tarde el Dr. Jean Valnet, cirujano de la armada francesa, utilizó los aceites esenciales para tratar a los soldados heridos en combate y a los pacientes de un hospital psiquiátrico.[cita requerida]. En 1964 Valnet publicó Aromathérapie, obra considerada como la base de la aromaterapia.

En los años 1950 Margarita Maury, masajista y bioquímica austriaca, introdujo la idea de utilizar los aceites esenciales en el masaje. Posteriormente, algunos fisioterapeutas, enfermeras, cosmetólogos y masajistas empezaron a utilizar los aceites esenciales.

Aceites base o aceites vegetales portadores

En aromaterapia, los aceites vegetales permiten diluir los aceites esenciales, que podrían causar quemaduras u otros daños a la piel si se aplicasen concentrados. Esta dilución también ayuda a la absorción cutánea de los aceites esenciales. Para ser aplicados sobre la piel, se mezclan pocas gotas de aceite esencial en aceite base. La característica principal de los aceites base es que no cambian el aroma del aceite esencial. Algunos aceites base adecuados son: almendras, cacahuete, coco y aguacate.

Técnicas de la aromaterapia

La Aromaterapia utilizada en masaje.
Los aceites esenciales pueden utilizarse de varias maneras. Una de ellas es añadiendoles a una cantidad de agua caliente, así el vapor del agua mezclado con las esencias se absorbe a través de los pulmones.

Otra de las maneras de aplicación es a través de la piel, utilizando una mezcla de aceites esenciales con aceites vehiculares de acuerdo a la necesidad. Los aceites penetran a través de los poros[cita requerida]

Efectos

Commons-emblem-question book orange.svg
Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada.
Este aviso fue puesto el 15 de enero de 2017.

Algunos de los efectos de los aceites esenciales:

Relajantes: amaro, ciprés, clavel, enebro, gálbano, ylang-ylang, cedro, mandarina, manzanilla, mejorana, mirra, neroli, rosa, sándalo y vetiver.
Estimulantes: angélica, canela, cardamomo, clavo, elemí, eucalipto, hinojo, jengibre, lima, menta, naranja, palmarosa, petit grain, pimienta negra, pino, pomelo y romero.
Afrodisíacos: angélica, canela, cardamomo, coriandro, clavel, clavo, gálbano, ylang-ylang, jazmín, jengibre, madera de cedro, neroli, pachulí, romero, rosa, sándalo y vetiver.
Afrodisiacos: alcanfor, mejorana.

Usos de los aceites esenciales

A la rosa le atribuyen virtudes relajantes. Estas son algunas supuestas propiedades de los aceites esenciales más utilizados.

Aceite de albahaca: es usado tradicionalmente para los dolores de cabeza y problemas respiratorios.

Aceite de jazmín: Tiene un aroma dulce agradable y es usado como relajante “afrodisíaco”, como tonificante y para las torceduras.

Aceite de lavanda: es el más usado, se le atribuyen propiedades antisépticas, afrodisíacas, relajantes, cicatrizante y antipirético.

Aceite de Rosa: Tiene un agradable aroma dulce y penetrante. Se usa para los problemas menstruales.

Aceite de sándalo: Aceite con olor a madera el cual es usado como relajante en meditación y para las pieles secas.

Aceite de romero: Es uno de los aceites esenciales más usados. Es estimulante, utilizado también para combatir dolores musculares y afecciones respiratorias. Destaca por sus propiedades antisépticas. Es un aceite que deben evitar las personas con hipertensión o epilepsia.

Controversia

La utilidad de la aromaterapia a través del olfato carece de respaldo científico, y se basa en evidencia anecdótica y pensamiento mágico, como ocurre con muchas terapias alternativas. Los efectos demostrables de la aromaterapia se reducen a las propiedades de los aceites esenciales usados y de las técnicas de aplicación.

Deja una respuesta

Menú principal